¿Debo vestir a mi perro?

Con la llegada del frío, son muchos los humanos que comparten su vida con perros que se hacen la misma pregunta: «¿Necesita un abrigo mi perro? ¿Pasará frío?…» La respuesta a esta cuestión es, sencillamente, muy gallega: DEPENDE.

Sí amigos, depende. Vamos a ver el por qué:

Por normal general, los perros NO necesitarán vestirse para realizar su día a día normal. Son animales que se adaptan perfectamente a su entorno gracias a su pelaje, el cual les protege del frío en invierno y del calor en verano (¡de ahí que no deban raparse!). Pero a día de hoy, hay razas y situaciones que serían excepciones a esto, ya que no es raro ver a perros de razas casi desnudas viviendo en zonas con muchísimo frío o a perros de razas nórdicas viviendo en zonas de calor tropical. Por ello, la respuesta a la pregunta clave de esta publicación es ese “depende”.

  •  Perros sin pelo, de tamaños muy pequeños o con muy poca cantidad de grasa corporal, sí necesitarían protección contra el frío en el exterior.
  •  Perros más vulnerables por algún problema de salud o por edad avanzada también podrían necesitar algo de ayuda contra el frío en sus salidas.
  •  En caso de lluvia, siempre podemos usar chubasqueros para evitar que vuelvan tan empapados a casa tras sus paseos.
  •  En caso de mucho tiempo caminando sobre terreno con nieve y/o hielo, podrían utilizarse a mayores protectores para las almohadillas.

En todos estos casos hablamos de utilizar ropa EN EXTERIOR. Dentro de casa es de comprender que haya una temperatura más que aceptable para que ningún perro precise de ningún tipo de abrigo; es más, vestirles dentro de casa podría ser perjudicial para ellos.

Es importante tener claro que, si necesitáis vestir a vuestro perro, prioricéis su bienestar y comodidad ante las “modas” o los trajes más o menos graciosos. Lo primordial es que el abrigo cumpla su función, que sea fácil de poner y quitar y que no le moleste ni haga daño (¡ojo con las tallas!). No debe dejarse ropa húmeda mucho tiempo en contacto con la piel, y siempre debe revisarse que no muestren signos de alergia al material de la prenda (¡ojo con los materiales!).

Por último, tened siempre presente una cosa: El perro no va a entender que “esa cosa rara” que pretendéis ponerle vaya a ser por su bien. Para él es algo extraño, así que debemos acostumbrarle poco a poco, positivizando siempre, para que vea el hecho de vestirse como algo agradable, algo divertido que tiene premio, algo bueno. Esto es aplicable tanto para animales que necesiten abrigo para salir por su salud o condición física, como para casos puntuales en los que queramos ponerle algún accesorio extraño (por ejemplo, para la tradicional foto simpática de Navidad o de Carnaval). SIEMPRE poco a poco, con paciencia y positivizando.

Espero que este resumen os haya sacado de dudas y, si os queda alguna, no dudéis en consultar. ¡Lo primero es su bienestar!

0 0 votos
Valoración del post
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
× ¿Puedo ayudarte?